La contingencia sanitaria del coronavirus (Covid-19) le costará a San Luis Potosí alrededor de 900 millones de pesos este año, de los cuales 500 millones de pesos son los que se dejarán de recibir por concepto de participaciones federales y recaudación propia y otros 400 millones son los que se destinarán a la Secretaría de Salud para la atención de los enfermos, estimó Daniel Pedroza Gaitán, titular de la Secretaría de Finanzas.

El funcionario dijo que la suspensión de actividades no esenciales en Gobierno del Estado ha traído algunos ahorros en el gasto corriente de las dependencias, sin embargo, ello no será suficiente para solventar el costo de la pandemia, por lo cual no se ha descartado la posibilidad de volverle a solicitar al Congreso del Estado una restructuración de la deuda bancaria para poder liberar algunos recursos. 

Otra de las medidas que continúa analizando el Gobierno para solventar los gastos de la pandemia es la desincorporación de bienes del Estado, como los Invernaderos de Santa Rita y el terreno que dejó la armadora Ford. Pedroza Gaitán descartó la posibilidad de incrementar impuestos o crear nuevos, ya que dijo que sería un error querer pasarles la factura a los ciudadanos en un contexto tan complejo económicamente hablando.

El funcionario dijo que el Gobierno Federal anunció que, a través del fondo de estabilización se compensarán los recursos federales que dejen de percibir los Estados debido a la pandemia del Covid-19, sin embargo, señaló que hay algunos rubros del Ramo 28 que no podrán compensarse con este fondo de estabilización, por lo que sí se verán mermadas las participaciones federales.