La economía mexicana inició el 2019 con signos que muestran señales de estancamiento y desaceleración.

Durante enero, el indicador adelantado, que es aquel componente del sistema de indicadores cíclicos que busca señalar anticipadamente los cambios en la trayectoria que pueda mostrar la economía del país, comenzó el año sin ninguna variación, al ubicarse por arriba de su tendencia de largo plazo con 100.23 puntos, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

De esta forma el indicador adelantado acumuló dos meses en el mismo nivel, lo que representó su nivel más bajo desde julio de 2017.

En el inicio de año, cinco de los seis componentes que integran al indicador adelantado, fueron ‘diagnosticados’ con debilidad.

De manera desagregada, el componente que mostró la mayor caída fue el tipo de cambio real entre México y Estados Unidos, al descender 0.19 puntos, lo que estableció al indicador en los 99.07 puntos, su nivel más bajo desde noviembre de 2014.

El índice Standard &Poor’s 500 de Estados Unidos también mostró una contracción de 0.14 puntos, lo que fijó al índice en los 99.33 puntos.

El resto de los componentes que ‘pisaron terreno negativo’ fueron el índice de Precios y Cotizaciones de la Bolsa Mexicana de Valores, la tasa de interés interbancaria de equilibrio y la tendencia del empleo en las manufacturas, al presentar disminuciones de 0.08, 0.06 y 0.04 puntos, en cada caso, lo que ubicó a sus índices en los 99.24, 100.19 y 100.24 puntos, respectivamente.

Únicamente la confianza empresarial mostró un ligero avance durante enero, al registrar una expansión de 0.02 puntos en comparación con diciembre, lo que terminó ubicando a su respectivo índice en los 100.38 puntos.

Por otra parte, el indicador coincidente (que es aquel que busca reflejar el estado general de la economía) se localizó por debajo de su tendencia de largo plazo, al reportar un valor de 99.3 puntos, lo que significó una variación negativa de 0.19 puntos en comparación con las cifras reportadas en noviembre.

La mala racha del indicador coincidente se extendió durante diciembre, al acumular ocho meses consecutivos de contracciones.