La incursión de las grandes empresas tecnológicas como Alibaba, Amazon, Facebook, Google y Tencent, en el sector de servicios financieros plantea nuevos riesgos para la estabilidad financiera global, advirtió el Banco de Pagos Internacionales (BIS).

En un reporte, indicó que algunos son antiguos problemas de estabilidad y protección del consumidor en un contexto nuevo, pero hay un elemento novedoso: el acceso de las Big Tech a los datos procedentes de sus actuales plataformas.

“Esto podría provocar una veloz transformación del sistema financiero, con la aparición de empresas dominantes que podrían acabar por reducir la competencia”, indicó el organismo. Actualmente el 11 por ciento de los ingresos de estas firmas son por servicios financieros.

Según el BIS, el papel de estas empresas plantea cuestiones que van más allá de los tradicionales riesgos financieros y para afrontarlas, se hace imprescindible lograr un equilibrio óptimo entre la estabilidad financiera, la competencia y la protección de los datos.

“Los reguladores han de garantizar unas condiciones competitivas equitativas, teniendo en cuenta las grandes bases de clientes y los particulares modelos de negocio de las Big Tech”, indicó el BIS.