En septiembre de 2018, 15.9 por ciento de la población ocupada en México ganaba un máximo de 2,651 pesos mensuales. Desde el cierre de 2012, hasta la fecha, en 26 estados, incluyendo todos los del sur-sureste, aumentó el número de ocupados con este nivel de ingresos. Las excepciones fueron Jalisco, Guanajuato, Coahuila, Querétaro, Nuevo León y Zacatecas.

La histórica generación de empleos en las entidades federativas del país durante la actual administración federal se opaca por el nivel de ingresos que percibe la población, ya que aumentó el porcentaje de los ocupados que ganan hasta 1 salario mínimo.  Es decir, ganan un máximo de 2,651 pesos mensuales.

Las grandes excepciones a este escenario fueron Jalisco, Guanajuato, Coahuila, Querétaro, Nuevo León y Zacatecas.  En este grupo están dos pilares de la frontera norte, así como representantes del Bajío, región que logró su consolidación económica en este sexenio gracias a la apuesta manufacturera que realizaron, particularmente automotriz.

Al cierre del 2012, 13.0% de la población ocupada en México percibió hasta 1 salario mínimo y para septiembre del 2018, la relación llegó a 15.8%, mientras el coeficiente de más de 5 salarios mínimos disminuyó de 8.0 a 4.5% en el periodo referido, de acuerdo con datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

De hecho, el rubro que registró el mayor incremento fue el de más de 1 hasta 2 salarios mínimos (de 23.0 a 28.0% de los ocupados en el país).

En el desagregado estatal, se muestra que en 26 entidades ascendió el número de ocupados en un nivel de ingresos de hasta 1 salario mínimo, resaltando Tabasco, Veracruz, Hidalgo, Oaxaca, Chiapas y Campeche, manifestando el rezago económico y social que vive el sur-sureste.

Tabasco exhibió el mayor incremento: 14.0% de sus ocupados con remuneraciones de hasta un máximo de 2,651 pesos cada mes al cierre del 2012, y a septiembre del año en curso, la relación llegó a 23.5 por ciento.

También destaca que algunos de dichos estados son petroleros, por lo que la crisis que vivió el sector con bajos precios del crudo y disminución de la producción de hidrocarburos fue un factor que se sumó al deterioro del mercado laboral en materia de ingresos.

Al otro extremo, Jalisco, Guanajuato, Coahuila, Querétaro, Nuevo León y Zacatecas manifiestan la brecha regional que se acentuó en el país, al ser las únicas entidades que bajaron el porcentaje de sus ocupados en el nivel de hasta 1 salario mínimo.

El territorio jalisciense ocupó el primer lugar en términos de puntos porcentuales: pasó de 9.7 a 7.8% en el lapso de análisis.

Responsabilidad petrolera

Sobre la situación de los estados petroleros, Gildardo López Baños, catedrático de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco, dijo que la crisis de la industria que se presentó desde el 2015 es el principal factor responsable del crecimiento de los ocupados situados en rubro de hasta 1 salario mínimo.

“Todas las empresas que trabajaban para Petróleos Mexicanos fueron liquidadas, más de 70,000 personas se acumularon en el paquete de desempleados y otras viven con sueldos muy bajos”, indicó.

Eufemia Basilio Morales, investigadora de la Universidad Nacional Autónoma de México, señaló que la precariedad del sueldo se origina por el problema que se enfrenta en el sector energético y por la falta de recursos que la Federación le otorga.

“Al ser Tabasco un estado poco industrializado que depende de ese mercado, se ve golpeado por la caída de los precios y de la producción de hidrocarburos. Hay un gran segmento de la población sin acceso a prestaciones y reciben hasta 2 salarios mínimos como máximo”, refirió.

Esto también, indicó López Baños, es resultado del actual modelo económico de la región, el cual deriva en que lleguen empresas extranjeras que traen tecnología sistematizada, que requiere mano de obra no especializada.

No quieren a personas con preparación ni especialización y ofrecen jornadas laborales largas a cambio de salarios bajos”, detalló.

Otro factor que resaltó Gildardo López fue la inflación, ya que el costo de los productos de la canasta básica en Tabasco es más alto que en otros estados.

Inversión extranjera

En relación con los estados que redujeron a su población ocupada en el rango de ingresos de hasta 1 salario mínimo durante el actual sexenio, Kristobal Meléndez Aguilar, analista del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), mencionó que estos territorios se vieron beneficiados porque registraron en los últimos años incrementos importantes de Inversión Extranjera Directa, que a su vez, dio lugar a que las empresas necesitaron personas con un nivel alto de especialización.

“Esta reducción es resultado de que el trabajo formal se ha venido especializando. Cada vez se requiere mejor mano de obra calificada y un tipo de personal que muestre un grado de estudios mayor, lo cual puede influir en la proporción de personas que están en el salario mínimo”, explicó.

En analista del CIEP puntualizó que lo anterior también es fruto de un plan a largo plazo, cuya apuesta de los estados fue crear condiciones óptimas, como conectividad carretera, aérea y oportunidades fiscales para las actividades industriales.

El académico de la Universidad Autónoma de Querétaro, Humberto Banda Ortiz, coincidió en que las acciones gubernamentales son muy importantes para que las empresas inviertan.

Agregó que es muy importante el objetivo económico que quiere un estado o una región, ya que si exclusivamente se atraen empresas que no requieren mano de obra especializada, entonces, los sueldos no serán los mejores.

“Esta reducción es muestra de que la población está educada y que se valora el trabajo de las personas, ellos aspiran a mejores sueldos. Tenemos que ver que si la población gana más, le va mejor a las entidades federativas. A mayor consumo, mayor poder adquisitivo”, mencionó.

Un caso especial es el estado de Baja California Sur, que al noveno mes del presente año fue el primer lugar nacional en el apartado de más de 5 salarios mínimos (13.3% de sus ocupados); es decir, más de 13,254 pesos mensuales.

Este resultado va acompañado de la primera posición en crecimiento económico, detonado por la construcción, sector que se beneficia del boom turístico.